Sí a evolucionar

1. Punto de inicio

En este punto comenzamos a responsabilizarnos del cuerpo de forma total. Y lo explicaremos para llevarlo a la acción desde la experiencia.

2. Punto de inversión

En este punto aprendemos a trabajar a largo plazo, sobrepasando todas las tendencias que nos frenan en el corto plazo. Nos proyectarnos en entrenar, sintiendo su recompensa. Aprendiendo paso a paso, en confianza, desde diversos enfoques a experimentar.

3. Punto cumbre

Hemos tenido diversas experiencias y sabemos manejarnos mejor, ya que conocemos los sistemas de conexión neuro-fisiológicos. Hemos transformado nuestro modo de interpretar las señales del cuerpo a una forma de mejor relación corporal.

4. Punto de equilibrio

Tenemos nuevos patrones en el cuerpo, nos sentimos mejor y es más fácil la vida cotidiana con plasticidad orgánica. Siendo la capacidad de responder de forma nueva, a lo que la vida nos pide, fluyendo. Nuestros hábitos han mejorado y podemos seguir investigando y entrenando tras el programa.

En una constante auto-indagación